Lance Armstrong se disculpó el lunes ante el personal de su fundación de lucha contra el cáncer Livestrong antes de encaminarse a una entrevista con Oprah Winfield, según dijo a la Associated Press una persona con conocimiento directo de lo acontecido en la reunión.

El informante pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a revelar lo que se había dicho en el encuentro.

"Lo siento", dijo Armstrong al personal.

El informante indicó que Armstrong, quien fue despojado el año pasado de sus siete títulos en el Tour de Francia por dopaje, se emocionó y que varios empleados lloraron durante la charla.

Según la fuente, Armstrong lamentó haber defraudado a la gente y haber puesto en peligro la supervivencia de la fundación, pero no admitió explícitamente haber usado sustancias prohibidas, algo que él siempre ha negado. Afirmó que trataría de salvar la reputación de la fundación y exhortó a sus empleados a que sigan luchando en beneficio de los pacientes de cáncer y sus familias.

Luego del encuentro, Armstrong, sus asesores legales y sus allegados se dirigieron a un hotel del centro de Austin donde tendría lugar la entrevista, a ser difundida el jueves.