Los partidarios del decaído presidente Hugo Chávez organizaron el domingo concentraciones en diversas partes de Venezuela y defendieron un polémico fallo judicial que permite la postergación indefinida de la toma del juramento del líder socialista.

Pese a las denuncias de la oposición de que la constitución requiere que la toma de posesión tenga lugar el 10 de enero, el Congreso, dominado por los chavistas, aprobó postergar ese juramento. La Corte Suprema respaldó la postergación, e indicó que el presidente podría jurar el cargo ante la corte en una fecha posterior.

Elías Jaua, confidente de Chávez, pidió a la multitud de partidarios gubernamentales que llenaban un auditorio en Caracas que protejan la "Revolución Bolivariana" fundada por el mandatario enfermo. Los partidarios de Chávez deben defender el mandato popular de Chávez, afirmó.

Muchos oponentes gubernamentales sostienen que el fallo de la corte viola la constitución. La oposición presentará el caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Costa Rica, para apelar el dictamen del tribunal.

Los políticos de la oposición exigen además más información sobre la salud de Chávez.

El gobierno dijo que Chávez, que ganó la reelección en octubre para un nuevo mandato de seis años, padece una infección respiratoria aguda y es atendido en un hospital cubano. Fue operado por cuarta vez de cáncer el 11 de diciembre y desde entonces no ha hablado en público ni ha sido visto.