Es improbable que el Congreso estadounidense apruebe una nueva prohibición a la venta de armas de asalto en Estados Unidos, afirmó el domingo el presidente de la Asociación Nacional de Portadores de Armas.

David Keene dijo a la cadena CNN que la asociación, conocida como NRA por sus siglas en inglés, tiene en el Congreso el apoyo suficiente para bloquear una nueva prohibición a la venta de armas de asalto, aunque no descarta alguna propuesta que tenga el pleno apoyo de la Casa Blanca.

Los miembros de alto rango del Congreso se han comprometido a prohibir la venta de armas de asalto y restringir la de cargadores de alta capacidad como los utilizados en la matanza de 27 personas, en su mayoría niños, ocurrida en diciembre en Newtown, Connecticut.

El vicepresidente Joe Biden tiene previsto presentar el martes al mandatario Barack Obama un conjunto de recomendaciones para reducir la violencia derivada de las armas de fuego; las propuestas incluyen revisiones profundas de los antecedentes de quienes pretendan comprar un arma y prohibir la venta de fusiles de asalto y cargadores de alta capacidad.