Miles de personas marcharon el domingo por Madrid en protesta contra los planes para privatizar parcialmente el sistema público de salud.

La marcha de empleados y usuarios del sistema es la segunda "marea blanca" en lo que va de año, así llamada por las batas blancas que llevan muchos de los manifestantes. Varias marchas similares tuvieron lugar el año pasado.

Los manifestantes del domingo congestionaron los principales bulevares de la capital y portaban carteles indicando "la sanidad no se vende, se defiende".

El gobierno autonómico de Madrid ha propuesto vender la gerencia de seis de sus 20 hospitales públicos y el 10% de sus 268 centros de salud. Sostiene que las reformas son necesarias para garantizar la asistencia médica durante la severa crisis económica que sufre España.