Un gol del costarricense Joel Campbell y otro de Rubén Castro permitieron al Betis ganar 2-0 al Levante el domingo para ocupar provisionalmente puestos de Liga de Campeones por la 19na fecha de la liga española.

Con su 11er triunfo de la temporada y 34 puntos, el conjunto bético arrebató la cuarta plaza al Málaga, que tiene opción de recuperarla más tarde en la jornada si vence al Barcelona, líder destacado de la clasificación con 11 unidades de ventaja sobre el Atlético de Madrid, que enfrenta a su vez al Zaragoza.

El Betis también se acercó a tres puntos del Real Madrid, que mantiene el tercer lugar de la tabla tras su empate 0-0 con Osasuna el sábado.

Campbell, cuyos derechos pertenecen al Arsenal inglés, marcó su segundo tanto del campeonato a los siete minutos y Castro sumó su 11ra diana a los 63 para tumbar al Levante, que fue relegado al octavo lugar, fuera de los puestos europeos.

El Deportivo La Coruña, penúltimo, sigue sin conocer la victoria de visitante y, pese a cobrar ventaja con un gol de Pizzi a los 27 minutos, acabó empatando 1-1 con la Real Sociedad, que niveló por vía del mexicano Carlos Vela (45) y alargó a cuatro su racha de partidos invicta en su estadio.

Betis tuvo la iniciativa desde el silbatazo inicial y, con la referencia de Castro en vanguardia, la velocidad y calidad de Campbell, y el joven Alvaro Vadillo, mantuvo en permanente estado de alerta a la veterana zaga del Levante, que apenas trenzó jugadas de peligro sin las referencias de Javier Barkero y Vicente Iborra en el mediocampo.

Los visitantes acusaron ambas ausencias y la temprana desventaja, al anotar Campbell el 1-0 en contragolpe mortal nacido de un tiro de esquina en contra. El "tico", tras larga carrera y servicio de Castro, cruzó con la diestra y al primer toque frente al arquero uruguayo Gustavo Munúa.

Levante tuvo oportunidad de empatar en un tiro libre de Míchel Herrero y un mano a mano de Roger Martí con Adrián San Miguel que resolvió favorablemente el arquero, pero el Betis insistió en su dominio en la segunda mitad y, tras un disparo de Castro a la madera en posición de fuera de juego, el goleador amplió con un disparo enroscado, inalcanzable para Munúa.

El Deportivo exhibió su cara más combativa en la igualada con la Real, mordiendo en el mediocampo y haciendo daño a la contra. Así llegó el primer gol: robo de Alex Bergantiños a Asier Illarramendi y asistencia para Pizzi, quien picó suave sobre la salida del chileno Claudio Bravo.

Cuando parecía que los visitantes llegarían con ventaja al descanso, Vela subió el empate en una jugada sin aparente peligro, en que ganó la posición a Jesús Vázquez, pisó área y se perfiló para un zurdazo con efecto, inapelable al poste derecho de Daniel Aranzubia. Fue su octavo tanto en el torneo.

El cuadro gallego mantuvo el ánimo de pelear el partido, pero la empresa se engrandó con la rigurosa expulsión de Evaldo con media hora por jugar y las mejores ocasiones correspondieron a la Real, con una volea a las nubes de Griezmann a centro de Vela y un derechazo del mexicano, también alto.