Un tribunal egipcio concedió el domingo la apelación de la cadena perpetua a Hosni Mubarak y ordenó un nuevo juicio para el derrocado presidente.

Mubarak fue declarado culpable y condenado a cadena perpetua en junio por no haber impedido la matanza de unos 900 manifestantes durante el levantamiento popular de 2011 que puso fin a sus 29 años de gobierno.

El veredicto del domingo, leído por el juez Ahmed Ali Abdel-Rahman durante una breve audiencia, también concede la apelación al jefe de seguridad de Mubarak Habib el-Adly, quien también está cumpliendo una sentencia de cadena perpetua después de ser condenado por los mismos cargos. También volverá a ser juzgado.