Cuadrillas de trabajadores completaron la fase más crítica de retirar lecho de roca que amenazaba a barcazas a lo largo de un tramo crucial del río Misisipí, afectado por sequía, aplazando los temores de la industria naval de que el traicionero canal pudiera cerrarse al tráfico, dijo el sábado el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos.

Utilizando excavadoras y explosivos, contratistas contratados por el cuerpo de ingenieros despejaron 279 metros cúbicos (365 yardas cúbicas) de piedra caliza y agregaron 61 centímetros vitales (dos pies) de profundidad al canal cerca de Thebes, Illinois, aproximadamente 209 kilómetros (130 millas) al sur de San Luis, dijo el cuerpo de ingenieros.

Esa fase, que inició el mes pasado, atendió la amenaza más apremiante a los marineros y se espera el retiro de más roca en la cercanía, agregó.

"Los contratistas ejecutaron rápida y eficientemente su trabajo en las principales áreas de interés", dijo el general de división John Peabody, comandante de la división del Valles del Misisipí del cuerpo de ingenieros. "El trabajo dio suficiente profundidad al canal para mantener con éxito la navegación a través de este nivel crítico del río", señaló.

Aunque se evitó un posible cierre del río, el trabajo no dejó de tener inconvenientes para los transportadores marítimos. El tráfico de barcazas en ese tramo se ha limitado a una ventana de ocho horas diarias, ocasionando embotellamientos y tráfico de mercancías más lento mientras los trabajadores retiraban el lecho de roca que amenazaba con desgarrar los fondos de las embarcaciones.

No obstantes, dijo el cuerpo de ingenieros el sábado, 630 buques y 6.123 barcazas pudieron transitar por el lugar durante el trabajo de extracción de roca.

Operadores de barcazas reconocieron en días recientes la prisa con que el cuerpo de ingenieros del ejército atendió el asunto del lecho rocoso meses antes de lo agendado, manteniendo abierto el tramo en el río que es una arteria utilizada para transportar desde granos a materiales de construcción y petróleo. El cuerpo de ingenieros además ha liberado estratégicamente agua de lagos al Misisipí para subir el nivel del río en semanas recientes, tratando de disminuir los efectos de la peor sequía en Estados Unidos en décadas, la cual ha hecho que el río sea menos ancho y menos profundo.