Por lo menos unas 1.000 hectáreas del Parque Nacional Chapada Diamantina fueron destruidos en un incendio iniciado hace casi una semana y que podría tener origen criminal, informaron el sábado las autoridades.

El jefe interino del parque, Cezar Goncalves, dijo que es preocupante la situación del parque, en el estado oriental de Bahía y uno de los más visitados en la actual temporada de verano austral, debido a que el bajo nivel de lluvias de los últimos meses favoreció la propagación del incendio en la zona.

"Las lluvias han estado por debajo del promedio desde agosto de 2011, por lo tanto estamos hace más de un año con problemas graves de incendios", declaró Goncalves, citado por el servicio noticioso estatal Agencia Brasil.

Un comunicado del Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad, órgano estatal responsable de administrar los parques nacionales, alertó en un comunicado que el incendio podría tener origen criminal, y que se ha propagado por causa de la sequía, sin previsión de lluvias hasta la próxima semana.

Para combatir el fuego fueron movilizados agentes del cuerpo de bomberos del estado de Bahia, brigadas de voluntarios y del Centro de Prevención y Combate de Incendios Forestales del Instituto Brasileño del Medio Ambiente, ejecutor de las políticas ambientales del gobierno.

El Parque Nacional Chapada Diamantina recibe alrededor de 16.000 visitantes por año en una extensión de más de 152.000 hectáreas en el centro del estado de Bahia. Pese al incendio, los senderos habilitados para turistas continúan abiertos aunque las autoridades recomiendan mantener cuidado.

Su topografía formada por cañones, montañas, ríos y cascadas atrae turistas de todo el mundo. Su nombre viene de la antigua extracción de diamantes en la región.