Unos 400 reos del penal de Juticalpa se amotinaron la mañana del viernes en protesta por la retirada de unas mesas de billar de uno de los pabellones, sin informes sobre heridos.

"Ha habido un problemita. Tenían una mesa de billar y se la quitaron y se está soliviantando. Se revolvieron algunos chicos pero la situación se está calmando" dijo telefónicamente a The Associated Press el gobernador departamental de Olancho, Luis Coleman, donde se ubica la cárcel, 174 kilómetros al este de Tegucigalpa.

Según datos de la secretaria de seguridad, el sistema de prisiones de Honduras tiene capacidad para 8.000 internos y actualmente acoge a más de 13.000.