Por primera vez, el rey otorgó el viernes a las mujeres asientos en el principal consejo asesor de Arabia Saudí, una decisión que, a juicio de grupos feministas, representa un pequeño paso para las ciudadanas, en un país donde la ley islámica ultraconservadora controla estrictamente su vida y donde los hombres dominan el sistema político.

Los nombramientos contrastan con las fuertes restricciones a las mujeres, a quienes no se les permite viajar, trabajar, estudiar en el extranjero, casarse, divorciarse o ser internadas en un hospital sin el permiso de un hombre que funja como guardián. Recientemente, las autoridades aeroportuarias recibieron la orden de enviar mensajes de texto a los teléfonos de los guardianes — esposos, padres o hermanos — para solicitar información de los movimientos de sus esposas, hijas o hermanas.

"La decisión es buena, pero muchos temas de las mujeres todavía están pendientes", dijo sobre el nombramiento en el consejo Wajeha al-Hawidar, una destacada defensora saudí de las mujeres. "Para la mujer normal, hay demasiadas leyes y medidas que deben suspenderse o enmendarse para que ellas vivan como adultas, sin órdenes de los guardianes".

Pero agregó que tener mujeres en el consejo ayudará a cambiar la imagen de la mujer en la sociedad.

"Los hombres al final pueden respetar a las mujeres cuando las ven adoptar un papel masculino", agregó Al-Hawidar.

La agencia oficial de noticias del país informó que el rey Abdalá emitió dos decretos reales que otorgan a las mujeres 30 lugares en el Consejo de la Shura, que tiene 150 miembros más un presidente. El consejo revisa leyes y convoca a comparecencias de los ministros, pero no tiene poderes legislativos. Todos los integrantes los elige el rey para periodos de cuatro años.

Desde 2006 las sauditas sólo han sido nombradas asesoras.

El decreto llega en respuesta a las demandas de los defensores de derechos humanos, de dar más voz a las mujeres, muchas de las cuales han estado desafiando las costumbres religiosas del país, que se adhiere al wahabismo, una de las interpretaciones más estrictas de la ley Sharia del Islam.

El rey parece andarse con cuidado para no enfurecer a los poderosos clérigos religiosos. En Arabia Saudí, la cuna del islam, la familia gobernante Al Saud apoya a los clérigos y éstos respaldan el gobierno de la familia.