El presidente Francois Hollande advirtió el viernes que Francia está lista para contener el avance de los rebeldes, vinculados a al-Qaida, en Mali.

El mandatario de Mali, Dioncounda Traore, ha solicitado la ayuda de Francia, otrora potencia colonial, para frenar a los insurgentes, que controlan la mitad norteña del país africano y se dirigen hacia el sur.

Hasta ahora, Francia — como otras naciones de la Unión Europea — han limitado sus planes de asistencia al entrenamiento y apoyo logístico al ejército de Mali que enfrenta problemas para contener a los rebeldes.

Pero en un discurso pronunciado el viernes ante el cuerpo diplomático de Francia, Hollande dijo que estaba listo para responder al llamado de ayuda de las autoridades de Mali. Francia procurará conseguir una resolución de las Naciones Unidas para adoptar alguna acción, pero por lo pronto está "lista para detener el avance de los terroristas si continúa", afirmó el presidente.