Pese a la oposición de la cancillería local, el organismo electoral paraguayo aceptó que la Unión de Naciones Suramericanas envíe observadores a los comicios nacionales del 21 de abril, cuando se elige presidente, vicepresidente y legisladores, entre otros cargos.

Paraguay fue suspendido por Unasur y Mercosur el 29 de junio como miembro pleno como castigo por la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, en un juicio político en el Senado.

Alberto Ramírez, presidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral, dijo el viernes en la página digital del organismo que "el grupo de observadores de Unasur estará integrada por instituciones electorales de América Latina".

"Debemos precautelar no solamente la legalidad del proceso, sino también su legitimidad de las elecciones", añadió.

En tanto, el canciller José Félix Estigarribia reiteró que los observadores "de Unasur no serán invitados oficiales del gobierno pero podrán ingresar al país libremente, como lo hacen otros extranjeros porque consideramos que Unasur no actuó de acuerdo con el derecho internacional al sancionar a Paraguay".

Ramírez afirmó que "si los comicios tuviesen que hacerse hoy, los haremos porque estamos listos".

"Más de 53 partidos, movimientos políticos, alianzas y concertaciones fueron habilitados para presentar candidaturas. Unos 3.500.000 ciudadanos están en el padrón autorizados a sufragar", apuntó.

Los paraguayos elegirán un presidente, vicepresidente, 45 senadores, 80 diputados, 18 parlamentarios del Mercosur y 17 gobernadores departamentales para un periodo de gobierno de cinco años.