Rusia parece tan determinada como Estados Unidos a poner fin a la guerra civil en Siria, dijo el viernes el enviado internacional Lakhdar Brahimi, quien sin embargo no espera que surja pronto una solución política.

Brahimi, enviado de Naciones Unidas y la Liga Árabe para Siria, pasó el día en la sede de la ONU en Europa reunido con el viceministro ruso de exteriores Mikhail Bogdanov y con el subsecretario norteamericano de Estado William Burns.

"Estamos muy, muy conscientes del inmenso sufrimiento del pueblo sirio, que ha soportado demasiado durante mucho tiempo. Todos destacamos la necesidad de un fin rápido al derramamiento de sangre, a la destrucción y a todas las formas de violencia en Siria. Destacamos nuevamente nuestro punto de vista, de que no hay solución militar a este conflicto", dijo Brahimi a los reporteros.

Pero "si me están preguntando si hay una solución a la vuelta de la esquina, no estoy seguro de que ese sea el caso", reconoció el diplomático. "De lo que estoy seguro es de que hay una absoluta necesidad de trabajar para encontrar una solución pacífica. Es una comunidad internacional más amplia, especialmente miembros del Consejo de Seguridad, lo que realmente puede crear la apertura necesaria para que comience a resolverse efectivamente el problema".

La reunión de cinco horas entre, Bogdanov y Burns concluyó el viernes sin un acuerdo aparente. Fue el segundo encuentro de Brahimi en el mismo número de meses con ambos funcionarios, quienes se fueron de la reunión sin dar declaraciones a los reporteros.

En diciembre, Brahimi también se reunió con el canciller ruso Sergey Lavrov y la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton para hablar sobre Siria.

En el Consejo de Seguridad, Rusia se ha unido a China para bloquear resoluciones que buscan presionar al presidente Bashar Assad.

Naciones Unidas ha informado que al menos 60.000 personas han muerto en la guerra en Siria y millones han huido de sus hogares. Hasta ahora los esfuerzos internacionales han fracasado. Damasco ha manifestado que Brahimi exhibió una "evidente parcialidad" después de que el enviado pidió un cambio auténtico, no superficial en Siria. Lakhdar añadió que Assad se resiste a las aspiraciones de su pueblo.