Jueces decretaron la detención preventiva sobre cuatro integrantes de bandas narcoparamilitares que están bajo arresto acusados del reclutamiento de al menos 32 menores de edad, informó el viernes la Fiscalía General.

Los afectados con la determinación judicial son Hugo Alberto Góngora, alias "Mano Negra"; Rafael Hernando Suárez, alias "La Chata"; Donny Manuel García Palencia, alias "El Flaco", y Deisy María Mercado, alias "La Gorda".

Según un comunicado de prensa del ente investigador, los detenidos habrían incurrido en los delitos de "utilización de menores en la comisión de delitos en concurso homogéneo con concierto para delinquir". Los procesados hacen parte de las bandas conocidas como 'Los Rastrojos' y el ERPAC, o el Ejército Revolucionario Popular Anticomunista de Colombia, precisó la Fiscalía.

"Alias 'Mano Negra' le fueron imputados los cargos con base en pruebas que lo responsabilizan de al menos 29 reclutamientos ilegales de menores en el departamento del Meta para el ERPAC", agregó el reporte oficial.

En diálogo telefónico con la AP, Luis González León, jefe de la Unidad Nacional de Fiscalías contra las Bandas Emergentes, explicó que de los otros procesados --"La Chata", el "Flaco" y "la Gorda"-- "no sabemos todavía cuántos menores reclutaron... Por el momento tenemos tres casos, pero sabemos que son muchos más. También sabemos que eran los mayores reclutadores para ese grupo" de 'Los Rastrojos' en la Costa Caribe de Colombia", puntualizó.

Los menores reclutados tienen entre 12 y 17 años.

Los cuatro procesados fueron detenidos por la Fiscalía y la Policía en el marco de la llamada "Operación Caza Lobos".

"En el caso del ERPAC, Góngora habría utilizado una empresa de vigilancia comunitaria como fachada para poder acercarse a los menores y mediante engaños trasladarlos al departamento del Vichada", al este del país, añadió la Fiscalía.

Dijo que los otros tres implicados atraían a los menores mediante invitaciones a fiestas en Barranquilla "donde los reclutaban y luego los distribuían a los 'Rastrojos' en (los departamentos de) Córdoba, Sucre, Atlántico y Magdalena), todos en la costa norte colombiana".

Entre 2004 y 2012 se desvincularon 61 niños, niñas y adolescentes de estas bandas criminales, advirtió la Fiscalía. Todos han sido puestos a disposición del estatal Instituto Colombia de Bienestar Familiar (ICBF).