Pete Rose visitó recientemente el Salón de la Fama en Cooperstown para grabar un episodio de su próximo programa de telerrealidad. Su prometida tuvo que contener las lágrimas al ver que el líder en hits en la historia de las Grandes Ligas tuvo que presenciar el desfile de leyendas y otras festividades del Salón como otro ciudadanos cualquiera, entre la muchedumbre.

Rose no comparte la desilusión Kiana Kim por su continuada proscripción por las Grandes Ligas, pero espera poder proveer algunas lecciones en paciencia al resto de los superastros mancillados del béisbol.

"No importa cuánto se demora", dijo Rose el jueves durante un almuerzo en Sherman Oaks. "No tengo apuro, a menos que tú sepas algo que yo no sé. Uno simplemente tiene que tratar de ser un ciudadano productivo y vivir su vida, y con suerte un día recibes una llamada telefónica que te dice: 'Queremos darte otra oportunidad'. Yo no necesito una tercera, créeme. Nadie me va a encontrar apostándole a juegos de béisbol".

Rose, de 71 años, dice que se siente "un poco triste" de que nadie fuese elegido para el Salón de la Fama el miércoles.

Aún así, Rose dice que ve las dos caras del asunto: Aunque es amigo de Barry Bonds, Roger Clemens, Sammy Sosa y todas las estrellas de la llamada Era de los Esteroides, Rose dice que no se debe honrar ni elogiar nada que altere artificialmente el deporte.

Y si un jugador vinculado a esteroides rompiese alguna vez el récord de Rose de 4.256, el estelar bateador dice que objetaría vehementemente.

"No sé quién lo hizo, y realmente no me importa", dijo Rose. "Todo lo que puedo decir es que lo más sagrado en el béisbol son las estadísticas. Hemos estado registrando estadísticas desde 1869 ... y cada vez que haces algo que puede alterar las estadísticas del deporte, no es bueno".

Rose se pregunta qué dirían Babe Ruth y Roger Maris sobre Bonds, Sosa y Mark McGwire no siendo aceptados en el Salón.

"Porque esos fueron los récords asaltados, no el mío", dijo Rose. "Si alguien batease 4.257 hits y está vinculado a esteroides, yo protestaría. Yo tendría 5.000 hits si hubiese usado esteroides, no sería justo".

Rose elogió a Craig Biggio y Mike Piazza, diciendo que ambos jugadores deberían haber sido elegidos por amplio margen para el Salón de la Fama, basado en sus estadísticas ofensivas. Rose también respaldó a dos aspirantes más veteranos, Dave Parker y Jim Kaat.

"Pienso que todo el mundo se enredó en la situación de los esteroides y se olvidó" de Biggio y Piazza, dijo Rose.

Rose es más cuidadoso a la hora de hablar de Bonds, Clemens y Sosa, elogiándoles, pero absteniéndose de respaldarles plenamente.

"La única persona a la que voy a defender (de los candidatos de ayer) es Roger Clemens", dijo Rose. "Él es alguien que ha dicho todo el tiempo que no usó esteroides. Nunca ha fallado un análisis de drogas, y dos tribunales fallaron a su favor. Así que no sé. Y sé que existen sospechas, pero uno no decide no votar por alguien por sospechas".