Un agente de la agencia antidrogas estadounidense hizo los arreglos necesarios para contratar una prostituta para uno de los agentes del Servicio Secreto que se vio involucrado el año pasado en un escándalo de prostitución en Colombia, reveló el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un reporte.

Trece empleados del Servicio Secreto estuvieron implicados en el escándalo de prostitución antes de una cumbre regional en Cartagena, un balneario de la costa colombiana en el Caribe, a la que asistió el presidente Barack Obama.

Un agente del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA por sus siglas en inglés) asignado en Cartagena consiguió una prostituta para que le diera un masaje a un agente del Servicio Secreto, según un resumen de una página de la investigación de la auditoría del Departamento de Justicia.

El reporte señala que la pareja tuvo relaciones sexuales después y que el agente antidrogas se encargó de pagarle a la mujer, agregó el resumen, de fecha 20 de diciembre.

Los investigadores descubrieron que tres agentes antidrogas borraron la información de sus teléfonos Blackberry, que les proporcionó el gobierno, en medio de la investigación del Departamento de Justicia.