La policía en el estado más poblado de Brasil no puede dar ya los primeros auxilios a las víctimas lesionadas en delitos violentos o a las personas heridas en tiroteos con agentes.

El Departamento de Seguridad Pública del Estado de Sao Paulo informó en un comunicado difundido en su página de internet que, desde el miércoles, sólo las cuadrillas de emergencias y los paramédicos pueden dar tratamiento a las víctimas en la escena de un delito o tiroteo.

Fernando Grella Vieira, jefe del Departamento, dijo que el gobierno estatal promulgó la medida "a fin de salvaguardar la salud de las víctimas y garantizar que se preserve la escena del crimen para las investigaciones forenses".

El legislador estatal Olimpio Gomes, citado por el diario Folha de S. Paulo, dijo que la medida "muestra que el gobierno no confía en la policía".