Barry Bonds, Roger Clemens y Sammy Sosa, tres luminarias manchadas por el estigma de los esteroides, fueron ignorados para ingresar al Salón de la Fama dentro de una votación que por segunda vez en cuatro décadas no pridujo a un nuevo integrante en el templo de los inmortales del béisbol.

Bonds recibió apenas el 36,2% de los votos; Clemens sacó 37,6% y el dominicano Sosa obtuvo 12,5%, según el resultado divulgado el miércoles por el Salón y la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

Los tres figuraron por primera vez en la papeleta, pero tendrán 14 años adicionales para lograr el ingreso a Cooperstown.

Craig Biggio, ocupante del vigésimo puesto en la lista histórica de hits con 3.060, fue el más votado de los 37 candidatos al conseguir un 68,2% de las 569 papeletas contabilizadas. Se quedó corto por 39 votos del 75% mínimo necesario.

Dentro de los jugadores que debutaron en la papeleta, Mike Piazza obtuvo el mayor número de adhesiones con 57,8%, seguido por Curt Schilling con 38,8%.

Entre los que repetían, Jack Morris fue el mejor con 67,7%. Morris aparecerá por última vez en la papeleta el año próximo, en el que Greg Maddux, Tom Glavine, Mike Mussina y Frank Thomas harán su estreno.