Brasil y otros países de América del Sur apoyaron la decisión de Venezuela de aplazar la toma de posesión del enfermo presidente venezolano Hugo Chávez, y los presidentes de Uruguay y Bolivia, así como el primer ministro de Haití viajarán a Caracas el miércoles en muestra de apoyo.

Sin embargo, algunos vecinos de la región, como Chile, se aliaron a la Unión Europea y Estados Unidos en tomar distancia del debate legal sobre la toma de posesión, que había sido programada para el jueves.

Chávez, de 58 años de edad, se sometió en diciembre a una cuarta operación relacionada con su cáncer en Cuba, donde permanece en recuperación.

Sus partidarios aplazaron la ceremonia en la que prestaría juramento para un nuevo período presidencial, mientras que una coalición de la oposición sostiene que eso viola la Constitución de Venezuela.