El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi culpó a un grupo de juezas "feministas y comunistas" por haber aprobado un arreglo de divorcio que concede una pensión considerable a su segunda esposa.

Berlusconi dijo el martes al canal privado La7 que apelaría el arreglo con su ex esposa Veronica Lario, quien recibiría 200.000 euros (260.000 dólares) diarios.

Originalmente, la prensa italiana informó que el arreglo otorgaba una pensión de 100.000 euros al día. Pero Berlusconi dijo que la cifra, al sumar pagos atrasados, ascendería al doble.

"Son tres juezas, feministas y comunistas, ¿bien? Son las juezas de Milán que me han perseguido desde 1994", dijo Berlusconi.

Lario solicitó el divorcio en 2009, tras señalar que Berlusconi buscaba relacionarse con mujeres más jóvenes. El magnate multimillonario de los medios informativos enfrenta actualmente un juicio, acusado de pagar para tener relaciones sexuales con una adolescente marroquí y de aprovechar las facultades que le daba su cargo en el gobierno para encubrir el caso.

Tanto el primer ministro como la joven niegan los cargos.