Los líderes del partido que ganó recientemente el control de la legislatura de Puerto Rico pretenden que la Cámara de Representantes vuelva a funcionar bajo un esquema de tiempo parcial, luego de casi dos décadas.

La propuesta busca ahorrar millones de dólares y haría más eficiente al gobierno, según miembros del Partido Popular Democrático que hizo el anuncio el lunes por la noche.

Una comisión mantiene en estudio el tiempo que se reunirá la Cámara de Representantes y a qué miembros se les pagará, pero el próximo presidente de ese órgano legislativo, Jaime Perello, dijo que los cambios serán aprobados el 1 de julio.

Los legisladores también tienen previsto eliminar sus gastos en alimentos y transporte y reducir 30% otros costos, apuntó.

Al igual que más de una decena de estados en Estados Unidos, Puerto Rico tuvo hasta 1997 una legislatura de tiempo parcial que funcionaba de enero a junio. En 1997, la entidad legislativa comenzó a funcionar de tiempo completo para atender los crecientes problemas de la isla.

Desde entonces, la paga para los legisladores puertorriqueños ha aumentado a un promedio de casi 74.000 dólares anuales, entre las más altas de cualquier jurisdicción federal estadounidense.

Perello dijo que tres millones de dólares del dinero ahorrado se canalizarán a investigar por lo menos 42.000 casos de maltrato infantil que nunca fueron resueltos y un millón más para activar la Guardia Nacional a fin de contribuir a la lucha contra la delincuencia. Aseguró que otros 50.000 dólares se orientarán a la compra de equipo nuevo para el Instituto de Ciencias Forenses de la isla.