Miles de inmigrantes haitianos que viajaron a su país durante las fiestas decembrinas permanecían apostados en el paso fronterizo de Dajabón el martes, donde las autoridades dominicanas les impedían el ingreso por carecer de documentos.

"Estamos simplemente cumpliendo con la ley", dijo en conferencia de prensa el director de migración dominicano José Ricardo Taveras.

El funcionario explicó que su institución sólo permitirá el ingreso a los inmigrantes haitianos que cuenten con pasaporte y permiso migratorio para trabajar en este país.

Aunque no existen estadísticas oficiales, la dirección de migración y Naciones Unidas estiman que cerca de un millón de haitianos viven y trabajan en República Dominicana, la mayoría de ellos sin permiso migratorio.

Entre el domingo y la mañana del martes, poco más de 1.100 haitianos habían ingresado con sus documentos a República Dominicana por Dajabón, 300 kilómetros al noroeste de Santo Domingo, pero al menos otros 2.000 permanecían en el puente limítrofe sin poder cruzar la frontera y volver a sus empleos.

El sacerdote Regino Martínez, director de la organización Solidaridad Fronteriza, ha insistido que los miles de haitianos varados en la frontera tienen trabajo en fincas agrícolas y como albañiles en Santiago, 150 kilómetros al norte de la capital, y en otras comunidades del noroeste dominicano.

Martínez aseguró que su organización solicitó en diciembre a la dirección de migración permiso para que los inmigrantes, incluso aquellos que no con contaban ni con pasaporte ni con otros documento, pudiesen viajar a Haití durante la Navidad.

Taveras, director de migración, dijo que nunca existió tal acuerdo.

El ejército reforzó desde el domingo, al término del periodo navideño, la presencia militar en el puesto fronterizo de Dajabón para impedir el ingreso de los inmigrantes ilegales.

"Estamos esperando la decisión de las autoridades para permitir el cruce", dijo Rubén Paulino, jefe del Ejército.

Fritz Cinéas, embajador de Haití en República Dominicana, aseguró el lunes que buscará un acuerdo diplomático para solucionar la situación.

Debido a la presencia de los inmigrantes haitianos en el puesto fronterizo, las autoridades cancelaron el mercado binacional que se celebra todos los lunes en Dajabón, a donde acuden miles de comerciantes de ambos países a intercambiar productos.

A Dajabón, donde se desarrolla el más importante de los mercados fronterizos, acuden cada lunes y viernes más de 3.000 comerciantes y 15.000 comparadores.