El canciller nicaragüense Samuel Santos dio explicaciones a la Santa Sede acerca de las donaciones o ayudas que hace el gobierno a algunas parroquias locales, que según un jerarca de la Iglesia Católica en Managua, son para "comprar conciencias" de líderes religiosos, se informó el martes.

Santos se reunió el lunes con el secretario vaticano de Relaciones con los Estados, monseñor Dominique Mamberti, luego de participar en la ceremonia de ordenación episcopal del nuevo nuncio en Nicaragua, Fortunatus Nwachukwu, y explicó lo relacionado a las donaciones.

"Santos se refirió a las donaciones que hace el estado a las iglesias", para explicar que están dirigidas a la reparación de templos y a la promoción de la doctrina de la Iglesia, dijo la cancillería en un comunicado.

"Monseñor Dominique Mamberti, al respecto, contestó que las iglesias reciben donaciones, que son aceptadas, y que eso no significa comprar conciencias, al contrario, es un gesto de apoyo material y de fortalecimiento de amistad entre Estado-Iglesia", añadió.

El 30 de diciembre, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, denunció que el gobernante Frente Sandinista compra con dinero y prebendas la voluntad de líderes católicos y párrocos con el objetivo de que no critiquen la gestión del presidente Daniel Ortega o que callen ante acciones que sectores de la sociedad civil y de la oposición han considerado autoritarias.

"Yo he tenido, y lo puedo denunciar, información de algunos sacerdotes que el gobierno les ha ofrecido dinero limpio para que lo usen, sin dar cuentas, a cambio de olvidar su conciencia y eso nos preocupa", afirmó Báez, considerado el ideólogo de la Iglesia Católica en Nicaragua.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Leopoldo Brenes, respaldó la denuncia de Báez al afirmar que algunos curas reciben "dinero" y les pidió que ese "apoyo económico" no les condicione hablar con la verdad.

"Hemos recibido noticias de sacerdotes que han recibido dinero, y nosotros les hemos dicho que tienen que mantener la libertad, porque si reciben una ofrenda, sea de quien sea, que esta ofrenda o ese apoyo económico que se pueda dar, no venga a esclavizarlos ni venga a romper su libertad", declaró Brenes a la prensa consultado sobre el tema.