Una entidad oficial que evalúa a la policía de Honduras informó el lunes que entregó al Ministerio Público una investigación que involucra a 40 miembros de la institución en la comisión de diversos delitos.

La Dirección de Evaluación de la Carrera Policial informó en un comunicado de que entre los casos investigados figuran desde la sustracción de 730 armas de fuego de un depósito policial hasta el ingreso de 75 cajas de cervezas a la Penitenciaría Nacional y la detención ilegal de varios ciudadanos.

Señaló que se obtuvieron evidencias suficientes para iniciar procesos judiciales, incluso a un director general y un comisionado general, más comisarios, suboficiales y varios agentes, que suman 40 involucrados, imputables por delitos como "violación de los deberes de los funcionarios, detención ilegal, falsificación de documentos, denegación y retardo de justicia, amenazas, daños, abuso de autoridad y encubrimiento".

Se trata de la segunda ocasión en que el organismo evaluador hace llegar expedientes al Ministerio Público para que se proceda contra policías. El 1 de agosto de 2012, involucró en diversos delitos a 23 policías.

Un proceso de depuración de la policía hondureña se lleva a cabo por medio de esa entidad, creada por decreto del Congreso Nacional en febrero de 2012 después que agentes de policía asesinaron sin motivo al hijo de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y a un amigo en noviembre de 2011.

El año pasado, solamente 33 agentes, de un total de 14.500, han sido separados del cuerpo por no superar las prueba del polígrafo y toxicológicas al descubrirse su consumo de drogas, según las cifras proporcionadas por la dirección evaluadora y la Secretaría de Seguridad.