El Celta de Vigo puso fin este domingo a una racha de tres meses sin victoria en su estadio al ganar por 3-1 al Valladolid, y de paso se alejó de los puestos de descenso en la liga española.

Dos goles de Iago Aspas a los 8 y a los 30 minutos, más otro de Alex López a los 51, sentenciaron a un Valladolid, que únicamente marcó gracias a un penal transformado por Alberto Bueno a los 11 y quedó estancando en mitad de la tabla de posiciones con 22 puntos.

El Celta, que no vencía de local desde el 5 de octubre y sumaba un solo triunfo en sus últimos 10 partidos, mejoró provisionalmente al 15to lugar con 18 unidades.

La tabla de posiciones sigue comandada con 49 puntos de 51 posibles por el Barcelona, que recibe en la tarde al Espanyol. El Atlético de Madrid, segundo con 40, juega en Mallorca, mientras que el Real Madrid, tercero, cierra la jornada contra la Real Sociedad.

Tras un primer aviso desviado de Michael Krohn-Dehli en Vigo, el danés puso un pase milimétrico para la frenética carrera de Aspas, quien levantó el balón sobre la salida del venezolano Dani Hernández, inaugurando el marcador.

Pero el Valladolid tardó poco en empatar, fruto de un error garrafal del arquero Javi Varas en un despeje elemental, en el que acabó derribando a Javi Fuego. La pena máxima transformada por Bueno restableció la igualdad en un choque vivo y repleto de alternativas, y en el cual el árbitro señaló otro penal en el área opuesta antes de la media hora. Aspas tampoco perdonó, pese a tener que repetir su lanzamiento ante Hernández, y firmó su octava diana del campeonato.

El Celta afrontó la reanudación con ánimo renovado y, tras un intento de sombrero de Mario Bermejo, amplió ventaja en un excepcional disparo lejano de López, imposible para la estirada de Hernández.