El hockey está de vuelta, y tomó cerca de cuatro meses y una larga noche regresar el juego al hielo.

Con la temporada en juego, la NHL y el sindicato de jugadores acordaron un pacto tentativo para poner fin a un paro de 113 días y salvar lo que resta de un mermado calendario.

El comisionado Gary Bettman y el director ejecutivo del sindicato, Donald Fehr, dejaron sus diferencias a un lado para anunciar el acuerdo de pie uno junto al otro cerca de un muro que da a la sala de negociaciones y mostrando un dejo de cansancio.

"Quiero agradecer a Don Fehr", dijo Bettman. "Pasamos por un periodo difícil, pero es bueno encontrarse en este punto".

Una sesión maratónica de negociaciones que duró más de 16 horas, que se extendió del sábado por la tarde a justo antes de la madrugada del domingo, produjo un acuerdo para los próximos 10 años.

"Aún hay mucho trabajo por hacer, pero los detalles básicos del acuerdo han sido acordados", agregó Bettman.

Incluso los jugadores que hicieron el papel de negociadores mostraron la presión del largo y complicado proceso.

"Fue una batalla", dijo Ron Hainsey, defensa de los Jets de Winnipeg e integrante clave del equipo de negociadores del sindicato. "Gary dijo hace un mes que era una dura negociación. Eso fue".

El acuerdo colectivo de las negociaciones deberá ser ratificado por la mayoría de los propietarios de los 30 equipos de la liga y de los miembros del sindicato de aproximadamente 740 jugadores.

"Esperemos que dentro de unos cuantos días los aficionados puedan volver a ver a gente patinando y no a nosotros dos", dijo Fehr.

Todas las cuestiones de calendario, incluyendo la extensión de la temporada, aún necesitan ser resueltas. La NHL cuenta con modelos para temporadas de 50 y 48 partidos.

Los jugadores habían estado en huelga desde el 16 de septiembre, el día después de que el acuerdo previo expiró.