Un poderoso sismo generó una advertencia de maremoto para cientos de kilómetros de la costa de Alaska y Canadá, la cual fue posteriormente cancelada debido a que no se generaron olas de peligro.

El terremoto de magnitud 7,5 y la alerta subsiguiente causaron preocupación en algunas comunidades costeras, donde sonaron las sirenas de alarma y los habitantes se apresuraron a llegar a zonas más elevadas por seguridad.

Pero el Centro de Alertas de Tsunamis de Alaska informó después que las olas eran demasiado pequeñas para representar una amenaza, aumentando apenas 15,24 centímetros (seis pulgadas) sobre el nivel normal del mar en lugares como Sitka y Port Alexander.

"Inicialmente, en los primeros 15 a 20 minutos, hubo un poco de pánico", dijo el jefe de policía de Sitka, Sheldon Schmitt, a The Associated Press en una entrevista telefónica. Pero indicó que la situación se tranquilizó conforme los habitantes del pueblo esperaban a que todo pasara.

El sismo se produjo a 1:00 de la madrugada del sábado, tiempo del Pacífico (0900 GMT) y tuvo su epicentro a unos 96 kilómetros (60 millas) al oeste de Craig, Alaska, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Minutos después se produjo la ola y se amplió el área de advertencia para que incluyera zonas costeras desde Cabo Fairweather, en Alaska, hasta el extremo norte de la isla de Vancouver, en Canadá, un área que se extiende más de 1.126,5 kilómetros (700 millas).

La sismóloga Jana Pursley, del Servicio Geológico de Estados Unidos, dijo que el sismo fue seguido por seis réplicas, la más fuerte de ellas de magnitud de 5,1 y casi cuatro horas después del terremoto inicial.

____

Los periodistas de The Associated Press Bob Seavey en Phoenix y Bob Lentz en Filadelfia contribuyeron a este despacho.