Ahora Los Angeles pertenece a los Clippers, pero en estos momentos ellos buscan mucho más que sólo un dominio en su ciudad.

Chris Paul metió 30 puntos y repartió 13 asistencias, Blake Griffin agregó 24 unidades y los Clippers nunca estuvieron abajo en el marcador el viernes al vencer 107-102 a los Lakers.

Así, ya llevan dos victorias en dos partidos esta campaña ante sus rivales con los que comparten la renta del Staples Center. También pusieron fin a una racha de dos derrotas y conservaron la segunda mejor foja de la NBA, de 26-8.

"En estos momentos estamos concentrados en ser uno de los mejores equipos de la liga, no sólo de la ciudad", dijo Lamar Odom, uno de cuatro ex Lakers que ahora están en el roster de los Clippers. "El enfoque no debe sólo ser mejor que un equipo. Ahora estamos tratando de ser magníficos".

Kobe Bryant anotó 38 puntos y Dwight Howard aportó 21 unidades y 15 rebotes para los Lakers. Bryant encabezó la ofensiva del equipo en el último período cuando se acercaron a 99-97 con una larga canasta suya en momentos en que quedaban 1:29 minutos en el reloj.

Pero Paul anotó los últimos ocho puntos de los Clippers para sellar la victoria y hacer que los Lakers cayeran dos juegos por debajo de los .500 de porcentaje. Los Clippers le llevan 10 juegos a los Lakers en la tabla.

"Está concentrado en el juego y tratando de sacarnos de este foso", dijo el nuevo entrenador de los Lakers, Mike D'Antoni, sobre Bryant. "Sólo tenemos que seguir trabajando y mantener nuestras cabezas en alto y tratar de hacerlo".

Los Lakers han perdido tres de sus últimos cuatro encuentros.

"Jugamos extremadamente bien y jugamos bien a la defensiva en el cuarto período, así que como que tenemos que apoyarnos en eso un poco", dijo Bryant. "Tenemos que mirar la película y comprender algunos de los ajustes que hicimos a partir de los primeros tres cuartos. (Los Clippers) son extremadamente atléticos y hacen un buen trabajo de correr y salir y obtener impulso para canastas fáciles".

Los Clippers encestaron el 50% de sus tiros y superaron a los Lakers 52-36 en la pintura, pero no jugaron bien en la recta final. A Griffin le marcaron su quinta falta por un foul técnico al principio del último período.

"Dejamos que algunas cosas nos distrajeran, lo que le dio a Kobe una oportunidad de meter algunas canastas al final", dijo Odom. "Esta noche fue una prueba mental. En algunos momentos pudimos haberlo hecho mejor, pero nos llevamos la victoria".