Un sector de los empresarios de transporte público mantenía el viernes paralizado el servicio en gran parte de El Salvador, mientras conductores y cobradores realizaban protestas en varios puntos de la capital para exigir que el gobierno autorice aumentos de las tarifas.

Las protestas son encabezadas por la Asociación de Transporte de Pasajeros (ATP), la Federación de Cooperativas de Transporte en Microbuses (Fecoatrans) y la Asociación de Empresarios de Autobuses Salvadoreños (AEAS), mientras otro grupo de empresarios se reunían con representantes del gobierno del presidente Mauricio Funes, en la llamada Mesa Nacional de Transporte donde buscan una solución al problema del sector.

Los empresarios que decidieron guardar sus unidades del transporte y sus trabajadores salieron a las calles a protestar, reclaman aumentos que van desde los cinco centavos de dólar en San Salvador y 10 centavos de dólar fuera de la zona metropolitana.

Las jornadas de protestas que iniciaron el jueves y continuaron el viernes, fueron reprimidas por unidades de choque de la Policía Nacional Civil que detuvo a más de 60 personas acusadas de protagonizar desórdenes públicos.

Los trabajadores del transporte realizaron quemas de llantas, lanzaron piedras a los autobuses que decidieron salir a trabajar y montaron barricadas sin que se reportaran víctimas.

Debido al paro, miles de salvadoreños han tenido que caminar varios kilómetros para llegar a sus trabajos. El gobierno puso a disposición autobuses y camiones del ejército para ayudar a la población.

Los empresarios que no participan de la Mesa Nacional de Transporte advirtieron que si el presidente Funes no se sienta a negociar extenderán el paro a todo el país.

En respuesta, el Viceministerio de Transporte anunció la apertura más de 800 procesos de sanción contra igual número de unidades del transporte que han incrementado las tarifas o que no han salido a circular y amenazó con cancelar sus permisos.

"No vamos a sentarnos a negociar con esta gente, primero deben de suspender el paro", dijo en rueda de prensa el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Hato Hasbún.

De los detenidos, 13 trabajadores del transporte público de pasajeros fueron presentados el viernes ante el Juzgado Décimo Tercero de Paz de San Salvador, acusados por los delitos de agrupaciones ilícitas, desórdenes públicos y resistencia a la detención, informó la Fiscalía General de la República.