Los rebeldes capturaron el domingo una importante estación de bombeo de petróleo en el norte de Siria después de tres días de enfrentamientos con las fuerzas gubernamentales, dijeron activistas.

Los Comités Locales de Coordinación y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, establecido en Gran Bretaña, afirmaron que los insurgentes tomaron la estación en la provincia de Raqqa.

El titular del Observatorio, Rami Abdul-Rahman, dijo que la estación recibe crudo de la cercana provincia de Hasakha para luego enviarlo a la región central de Homs, donde está una de las dos refinerías de Siria.

En los últimos meses, los rebeldes han capturado varios campos petroleros en la provincia oriental de Deir el-Zour que colinda con Irak.

El Observatorio dijo que los rebeldes también ocuparon un puesto militar que protegía a la estación petrolera.

El conflicto en Siria comenzó en marzo del año pasado y ha causado al menos 40.000 muertes.