Egipto reanudará en enero las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional sobre un préstamo de 4.800 millones de dólares, informó el domingo el primer ministro Hesham Kandil, luego de que las negociaciones fueron suspendidas ante el revuelo político de este mes por la recién aprobada Constitución.

Egipto lidia con un abultado déficit presupuestal y unas menguadas reservas internacionales. El gobierno espera que el préstamo atraiga la inversión extranjera que necesita el país.

Las negociaciones con el FMI fueron interrumpidas debido a las enormes manifestaciones organizadas por los detractores de la Constitución. Las protestas llegaron a episodios de violencia que dejaron al menos 10 muertos.

El gobierno suspendió las conversaciones que habrían resultado en la aplicación de medidas de austeridad, las cuales seguramente atizarían el descontento popular.

El primer ministro Kandil dijo que el gobierno abrirá una discusión pública sobre nuevos planes, y expresó la esperanza de que no haya "cambios drásticos".