El ex canciller israelí Avigdor Lieberman fue acusado formalmente el domingo de abuso de confianza y fraude, en un caso que lo obligó a renunciar a la cancillería hace dos semanas y que compromete su futuro político.

Lieberman dimitió el 14 de diciembre después de ser notificado de las acusaciones. El Ministerio de Justicia revisó luego la redacción de la denuncia, pero no lo cargos, y anunció que la acusación fue interpuesta el domingo en un tribunal de Jerusalén.

Lieberman está acusado de promover a un ex embajador luego de que éste le entregó subrepticiamente información sobre una investigación penal contra operaciones empresariales del todavía canciller. Lieberman, de tendencia ultraconservadora, niega los cargos.

El partido de Lieberman, Yisrael Beiteinu, participa con la organización política Likud, del primer ministro Benjamin Netanyahu, en la campaña proselitista para las elecciones del 22 de enero. El ex canciller espera ser legislador en el próximo Parlamento.

En otra información política, la Corte Suprema de Israel rechazó de manera unánime la intención de una comisión electoral de impedir que una legisladora árabe volviera a contender en enero por un escaño debido a que participó en una flotilla que trató de romper el bloqueo naval israelí a la Franja de Gaza, que gobierna el grupo Hamas. La flotilla fue abortada por comandos navales de Israel en una operación que dejó nueve muertos.

La legisladora, Hanin Zoabi, ha sido hostigada, y a principios de mes una comisión electoral Israelí decidió inhabilitarla para participar en los comicios. Tras apelar, la Corte Suprema actuó en favor de Zoabi, al igual que en otros casos similares en los últimos años contra candidatos árabes.

La corte dijo que en fecha posterior presentará los motivos de su decisión.