Los productores de tomate y fresa de Florida se quejaron de sufrir problemas para competir con la creciente importación de esos cultivos de México, que cuestan menos.

Las importaciones de fresa mexicana aumentaron 142% de 2008 a 2011 y las de tomates, 43,7%, en el mismo periodo, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus iniciales en inglés).

Las cifras reflejan las importaciones de tomates redondos mexicanos cultivados en campos abiertos e invernaderos. Esa variedad es la que compite más directamente con los tomates de Florida, la variedad dominante cultivada en el estado.

John VanSickle, un economista en Agricultura de la Universidad de Florida en Gainesville dijo al periódico The Ledger (http://bit.ly/S0j8NJ) que "en los últimos cinco o seis años, México ha pasado de cultivos de campo a cultivos de invernadero" y que esa tendencia continuará.

Entre los factores que alimentan esa transición están mejores precios pagados y los menores costos de producción, incluidos los de plaguicidas. Esto último atrae especialmente a los consumidores estadounidenses, temerosos por los residuos químicos en los tomates y otros cultivos.

VanSickle recomendó a los productores de Florida que contemplen aumentar su producción en invernaderos y otros ambientes cerrados para que puedan competir con los cultivos mexicanos.

___

Con información del diario The Ledger (de Lakeland, Florida) en: http://www.theledger.com