El presidente Evo Morales nacionalizó el sábado dos distribuidoras de electricidad, una empresa de servicios y una gestora de inversiones de capitales de la empresa española Iberdrola después que en 2010 lo hiciera con las cuatro mayores plantas hidroeléctricas.

La medida completa la nacionalización de la industria eléctrica que hasta la década pasada estaba bajo control del Estado.

Morales nacionalizó por decreto las principales distribuidoras de electricidad en La Paz, Electropaz, y en la región altiplánica de Oruro, la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Oruro (Elfeo), además de la empresa de servicios Edeser y una gestora de inversiones, las cuales son administradas por IberBolivia de Iberdrola.

"Mediante decreto supremo anunciamos la nacionalización de Electropaz y Elfeo, Compañía Administradora de Empresas de Bolivia (Cadeb) y compañía Edeser SA", señaló Morales en un acto público en el palacio de gobierno.

Agregó que "el decreto supremo tiene por objeto nacionalizar a favor de la empresa nacional de electricidad Ende en representación del Estado de Bolivia la totalidad de los paquetes que pose IberBolivia".

En su primer año de gestión en 2006 el gobernante boliviano nacionalizó los hidrocarburos con la renegociación de contratos con una docena de petroleras, entre ellas Repsol, Petrobras, BG y Total.

En 2009 pasó manos del Estado la mayor telefónica del país, que estaba controlada por la italiana ETI y en 2010 las cuatro mayores generadoras eléctricas que eran de la francesa Suez, de la británica Rurelec y de accionistas bolivianos. Sólo con ETI el gobierno ha podido cerrar negociaciones para fijar el monto de indemnización.