La racha de Kobe Bryant con 10 partidos seguidos de al menos 30 puntos terminó debido únicamente a que pasó el último cuarto en la banca junto con Dwight Howard y Steve Nash pues ya habían propiciado una victoria contundente.

Por la forma en que los Lakers de Los Angeles han jugado a últimas fechas, Bryant tiene razón al esperar que vaya a pasar menos tiempo aumentando las estadísticas y más tiempo calentando la banca.

Howard tuvo 21 puntos junto con 14 rebotes, Bryant anotó 27 unidades y los Lakers nunca miraron hacia atrás el viernes cuando consiguieron su sexta victoria en siete partidos al apabullar 104-87 a los Trail Blazers de Portland.

Pau Gasol aportó 15 tantos y nueve rebotes al tiempo que los Lakers cerraron su programa del 2012 volviendo al promedio de .500 (15-15) en una temporada vacilante. Los Angeles tuvieron pocos problemas en superar a los Trail Blazers. Lograron una ventaja de 20 puntos en la primera mitad y perforaron metódicamente a la defensiva de Portland con otra eficaz actuación a la ofensiva.

"Fue nada más energía", señaló Bryant. "Estamos jugando muy bien. Sólo tenemos que conservar el ritmo".

Los Lakers ganaron fácilmente el cuarto periodo debido a que dominaron los tres primeros, cuando mostraron la poderosa ofensiva que todos esperaban ver este año con el uniforme de púrpura y oro.

"Si pones energía en la cancha", dijo el entrenador de los Lakers, Mike D'Antoni, "terminas teniendo un buen juego".

La organización de jugadas de Nash estableció de nuevo un tono impresionante con los Lakers, que superaron a los Trail Blazers en rebotes por 52-44 y tuvieron una ventaja postrera de 27 puntos al anotar 23 con contraataques. Nash tuvo 10 asistencias y seis unidades en sólo 27 minutos en la cancha al jugar su cuarto partido luego de regresar de una ausencia de una semana por una fractura menor en una pierna.

La fractura ocurrió el 31 de octubre cuando chocó con Damian Lillard, de Portland, en el segundo partido de Nash con los Lakers.

"A todas luces como un equipo nuevo", indicó Nash. "Es nuevo para mí. Soy nuevo para la ofensiva. Estamos tratando de acoplarnos. Creo que vamos mejorando la cohesión, pero me queda mucho camino por recorrer".

El impacto más fuerte estuvo a cargo de Howard, quien jugó con gran apremio en los dos extremos de la cancha luego de un flojo partido en Denver hace dos días. Ahora bloqueó tres tiros y encestó cuatro tiros libres seguidos.

"Simplemente llegamos a la cancha y jugamos intensamente desde el principio", explicó Howard. "Nuestro esfuerzo está allí. Jugamos en todos lados, compartimos la pelota y nuestra defensiva estuvo muy bien".

LaMarcus Aldridge anotó 26 puntos hasta que se fue a la banca en los últimos minutos con un magullón en el pecho. Portland, que tuvo mala puntería, perdió por segunda vez en ocho encuentros. La defensiva de Los Angeles contuvo a Lillard, el novato estrella de Portland, a 11 puntos.