Una comisión constitucionalista de Francia descartó el sábado un plan para gravar a magnates con una tasa de 75% al considerar que el monto es excesivo.

El consejo constitucional resolvió que era injusto ese polémico impuesto, que el presidente Francois Hollande prometió establecer durante su campaña política. Según el plan, esa tasa sería impuesta a los ingresos superiores a un millón de euros (1,32 millones de dólares).

El gobierno francés aprobó el gravamen en su nuevo presupuesto, pero desde antes muchos dijeron que el impuesto haría poco por atender los considerables problemas fiscales del país, además de que alejaría a las personas más adineradas.

Hace algunas semanas, el actor Gerard Depardieu — el más famoso de Francia — se mudó a Bélgica para evitar los altos impuestos en su país.