Dwyane Wade aceptó sin poner peros la suspensión por un partido del Heat de Miami el viernes contra los Pistons de Detroit.

El escolta del Heat recibió el jueves una suspensión sin derecho a salario de parte de la NBA por alzar su pierna y hacer contacto con la ingle de Ramon Sessions, de los Bobcats de Charlotte. El incidente ocurrió en el partido del miércoles por la noche, que el Heat ganó 105-92. A Sessions se le cantó una falta en la jugada.

Wade dijo el viernes que el incidente "podría haber tomado cualquier rumbo". El jueves, el escolta dijo en un mensaje en su cuenta de Twitter que no es un jugador sucio y solamente reaccionó al contacto.

Agregó que entrenó en las instalaciones del hotel y espera poder ver por televisión el partido contra los Pistons. Dijo en broma que quería instalar la aplicación NBA League Pass en su teléfono móvil pero "era muy cara la última vez que revisé".