La mayor tendencia de la moda para el año nuevo podría ser que no hay ninguna tendencia especial.

De acuerdo con las pasarelas y las muestras de las tiendas de ropa, el estilo obligatorio para 2013 podría tener toques masculinos y líneas definidas o refinamiento femenino. Los colores son atrevidos y brillantes, o simple blanco y negro. Las telas son elegantes y sedosas o rudas y texturizadas.

Y también hay variedad de siluetas, hay minivestidos sensuales y maxivestidos vaporosos. Pantalones cortos elegantes, overoles y vestidos de gala asirenados.

En general así fue la historia para el otoño 2012 y la primavera y también para el 2011.

"El problema con las tendencias es que caducan. ... Estamos tan exhaustos con el exceso que no tenemos una manera de procesar nada nuevo", dijo la analista de tendencias Marian Salzman, directora general de la agencia Havas PR North America.

Atrás han quedado los días cuando una nueva temporada en la moda significaba nuevas prendas obligatorias y una purga del armario. Fuera los pantalones anchos, ahora sólo pantalones entallados. Fuera los pantalones entallados, ahora sólo acampanados...

Hace años una sola musa dominaba la temporada. Ya fuera un espíritu bohemio y libre para la primavera o un estilo más refinado para el otoño. Parecía que cada diseñador la buscaba al mismo tiempo.

Ahora las modelos en una pasarela parecen haber sido vestidas personalmente por el diseñador desde su particular punto de vista. Los estilos no están estancados y se puede ver una evolución en los gustos. Ahora hay un movimiento hacia las prendas sofisticadas, maduras en tonos de piedras preciosas, pero parece que se ha hecho frenéticamente.

Un estilo puede estar más a la moda que otro, pero nada está prohibido.

"Cuando comencé a trabajar en la moda hace 20 años íbamos en un avión después de los desfiles y hablábamos las tendencias de la próxima temporada", dijo el director creativo de Elle, Joe Zee. "Vivíamos en una burbuja, podías decir 'domina la minifalda' y escucharías decir a alguien inmediatamente después: 'no puedo usar nada'. Ahora puedo decir que las minifaldas de los 60 son las estrellas, pero todavía hay pantalones pata de elefante y jeans y todo lo demás, así que hay algo para ti".

Si buscas pantalones acampanados a la cintura encontrarás millones, y ésta es una temporada en la que no son "tendencia", dijo Zee, quien también es curador del sitio para compras en internet Vente-Privee.

Desde luego que el internet ha ayudado bastante a que ocurra esto. Los compradores ven los nuevos estilos más o menos al mismo tiempo que los editores sentados en primera fila en los desfiles, así que la moda se ha democratizado. Los especialistas siguen siendo importantes, pero se trata más de descifradores de estilos que de árbitros.

Las tiendas tienen un espacio mucho mayor para vender en sus sitios de internet así que no tienen que elegir entre pantalones anchos o entallados. Y los consumidores no tienen que esperar a que la ropa llegue unas pocas veces al año, hay un flujo constante de nuevas prendas y modelos que se ponen en rebaja.

Esto no es algo necesariamente malo para la moda.

Presentar hotpants era un riesgo para un diseñador respetado y lo mismo pasaba con los genios de la moda cuando presentaban faldas adornadas y con pliegues. Ahora no tienen que sufrir, se permite una mayor creatividad.

Nadie se tiene que ver igual. Nadie tiene que enfundarse un modelo obligatorio que no le favorece sólo porque algunos especialistas de la moda dictaron que era esencial. Tras años en los que la industria ha pregonado el estilo personal, parece que está escuchando sus propios consejos y los diseñadores parecen más preocupados de encontrar su propio estilo, y logar que la gente lo adopte, que en saltar a una tendencia que no es auténtica.

Las mujeres pueden adoptar la moda pero pensando que tienen opciones, dijo Zee. Por ejemplo, con los bloques de color.

"He dicho que es una 'tendencia' en las últimas cinco temporadas. En esta temporada diré que se trata de blanco y negro y quizá el año pasado dije que era rojo y rosa, pero el mismo estilo continúa, tiene una vida más larga, y te da un sentido mayor del estilo", dijo Zee.

Zee cree que cuando los creadores de los gustos comenzaron a promover el "estilo personal" no estaban completamente seguros de que era verdad. Pero si dices algo muchas veces la gente empieza a creerlo.

"En ese entonces era quizá una herramienta de mercadeo", dijo, "pero después llegó 'Sex and the City', que levantó el estilo personal, y luego vino internet y la popularidad del 'estilo callejero' y ahora las mujeres dicen 'haré lo que me gusta'''.

También hay que tomar en cuenta la importancia de la moda ahora, más allá de su costo monetario. La calidad, la herencia y la integridad son otros factores importantes.

Para el 2013 Salzman considera que los consumidores se han preparado para enfocarse en el panorama general y no sólo en la idea tras una pasarela.

"Vamos a pasar más tiempo pensando en lo que significa comprar algo y vamos a estar mucho más comprometidos en lo que dice nuestra ropa como distintivo", dijo.