El japonés Hideki Matsui y actualmente agente libre anunció el jueves su retiro del béisbol profesional al asegurar que ya no es capaz de desempeñarse al nivel que lo convirtió en una estrella en dos países.

El jugador más valioso de la Serie Mundial de 2009 con los Yanquis de Nueva York y tres veces pelotero más valioso de la Liga Central de Japón con los Gigantes de Yomiuri batalló en un breve periodo con los Rays de Tampa Bay la temporada pasada y recientemente tomó la decisión de poner fin a su carrera después de 20 años como jugador — los primeros 10 de ellos en Japón.

Pese a la decisión de hacer el anuncio en Nueva York porque la ciudad era especial para él, la conferencia de prensa de casi una hora fue realizada únicamente en japonés y transmitida en vivo en su país. Un reportero japonés tradujo partes del discurso del evento para los cuatro periodistas deportivos estadounidenses presentes.

Antes de integrarse a los Yanquis en 2003, Matsui dijo a sus aficionados en Japón que daría su vida por jugar en Grandes Ligas y dar todo de sí, citó el reportero al veterano jugador.

"Hoy es el día de poner punto final a eso", dijo Matsui. Jugar por los Yanquis fue "una de las mejores cosas que me han sucedido en la vida".

Ante más de 15 cámaras y decenas de reporteros japoneses, la mayoría de los cuales describieron a detalle cada aspecto de su carrera en Estados Unidos, el ahora ex jardinero y ex bateador designado dio un discurso de 12 minutos antes de responder preguntas durante casi 40 minutos más.

Apodado Godzilla, Matsui de antemano era el beisbolista más popular de su generación en Japón cuando firmó un contrato de 21 millones de dólares por tres temporadas con los Yanquis.

El pelotero de 38 años registró un promedio de bateo de .282 con 175 cuadrangulares y 760 carreras impulsadas como integrante de los Yanquis, los Angelinos de Los Angeles, los Atléticos de Oakland y los Rays de Tampa Bay. En Japón bateó para.304 en su carrera con 332 jonrones y 889 remolcadas en 1.268 partidos.

Matsui llegó a Nueva York después de una temporada en la que bateó 50 vuelacercas para el más famoso equipo de la liga japonesa, y se incorporó a los Yanquis con facilidad.

Siempre mostrando una tranquilidad bajo la presión, Matsui pegó un grand slam en su primer partido en el Yankee Stadium y produjo seis carreras en su cierre con Yanquis — en el sexto partido de la Serie Mundial del 2009.

"He tenido muchos compañeros a lo largo de los años con los Yanquis, pero siempre consideraré a Hideki como uno de mis favoritos", dijo el campocorto de los Yanquis Derek Jeter. "A pesar de ser seguido por un enorme grupo de reporteros, el tener la presión de hacer un buen papel por sus aficionados tanto en Nueva York como en Japón y aclimatarse a los reflectores en la ciudad de Nueva York, siempre se mantuvo enfocado y comprometido con su trabajo y con quienes compartió las instalaciones del equipo. Guardo mucho espeto por Hideki".