Starbucks ha saltado con sus vasos de café a la palestra política en Washington.

La cadena vendedora de café más grande del mundo solicitó a sus empleados de establecimientos en Washington D.C. que escriban las frase "Come together" (Superen sus diferencias) en los vasos de los pedidos que reciban el jueves y viernes.

Es la primera vez que la dirección de Starbucks solicita a los empleados de sus establecimientos que escriban en los vasos otra cosa que no sean los nombres de los clientes.

Aunque las compañías por lo general se mantienen visiblemente alejadas de la política, la petición para que "superen sus diferencias" es una opinión que posiblemente no causará controversia.

En todo caso, Starbucks podría anotarse puntos con los clientes y mejorar su imagen como una empresa socialmente consciente.