El Parlamento eligió el miércoles a Shinzo Abe como nuevo primer ministro de Japón, con lo que puso fin a tres años de gobiernos liberales y devolvió al poder al partido conservador que ha gobernado al país la mayor parte de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Abe, cuyas posiciones nacionalistas en el pasado han hecho enfurecer a los vecinos de Japón, es el séptimo primer ministro de la nación en poco más de seis años. Ha prometido restablecer el crecimiento de una economía que lleva 20 años sumida en un bache.