El condado de Maricopa solicitó a una jueza que reconsidere su decisión de mantenerlo en la demanda federal en la que se acusa a la oficina del jefe policial Joe Arpaio de efectuar patrullajes de inmigración que discriminan a los hispanos.

La oficina del alguacil Arpaio fue excluida de la demanda que presentó el Departamento de Justicia, pero la jueza rechazó las peticiones del jefe policial y del condado para que también los retiraran de la queja.

El condado dijo que la jueza se equivoca al no atender el argumento de que la Constitución federal obliga a que se le excluya del caso si ella no está en capacidad de conceder la destitución del alguacil.

La oficina de Arpaio está acusada de dirigir sus patrullajes de inmigración contra los hispanos y de adoptar represalias contra sus detractores.

Arpaio rechazó las acusaciones y afirma que los agentes detienen a personas si tienen causa probable para creer que han cometido delitos y después descubren que muchos son inmigrantes sin autorización legal para estar en el país.