El gobierno chino inauguró el miércoles la línea férrea de alta velocidad más larga del mundo, la cual se extiende 2.298 kilómetros (1.428 millas) desde el norte del país hasta Guangzhou.

La línea fue inaugurada formalmente cuando un tren partió a las 9 de la mañana desde Beijing rumbo a Guangzhou (Cantón), un centro económico en el delta del río Perla en el sur de China. Una hora después, otro tren salió de Guangzhou hacia la capital del país.

En un principio los trenes de esta línea se desplazarán a 300 kilómetros por hora (186 millas por hora) con un tiempo total de viaje de unas ocho horas. Antes, el tiempo más rápido entre esas dos ciudades por vía férrea era mayor a 20 horas.

Los trenes forman parte esencial del sistema de transporte de China. El gobierno planea construir una red ferroviaria de alta velocidad con cuatro líneas este-oeste y cuatro norte-sur para 2020.