Las principales organizaciones agropecuarias iniciaron el miércoles un paro de comercialización de vacunos de 24 horas en repudio a la decisión del gobierno de nacionalizar un predio de la Sociedad Rural Argentina.

El paro ganadero se prolongará hasta esta medianoche y la Sociedad Rural Argentina (SRA) advirtió que la medida de fuerza podría extenderse en un futuro a la comercialización de granos.

El gobierno y el sector agropecuario mantienen periódicos enfrentamientos desde que en 2008 la presidenta Cristina Fernández intentó sin éxito aplicar impuestos a las exportaciones de soja. Argentina es el mayor exportador mundial de harina y aceite de soja y el tercero de esa oleaginosa sin procesar.

En el Mercado de Hacienda de Buenos Aires, el principal del país, se registró a primera hora del día la entrada de varios cientos de vacunos en comparación con los miles que suelen ingresar diariamente. SRA señaló días atrás que el paro ganadero es "simbólico" y que no afectará a la gente. La institución recibió el apoyo de otras tres importantes entidades rurales que acusan al gobierno de aplicar políticas que han perjudicado la productividad del sector ganadero y agrícola.

El ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, cuestionó en declaraciones al diario Página 12 el cese de comercialización de hacienda al sostener que "quienes convocan a este lockout están mezclando sus intereses políticos".

La Sociedad Rural calificó de ilegal la nacionalización del predio dispuesta por las autoridades, que lo declararon de "utilidad pública", y dijo que es producto de una "campaña difamatoria" del gobierno en su contra. La tradicional institución anticipó que en los próximos días pedirá a la justicia que anule la medida.

Luis Etchevehere, presidente de la SRA, afirmó el miércoles al canal Todo Noticias que recibió una intimación del gobierno para desalojar en 30 días el predio en el que desde 1878 se realiza la exhibición agroganadera más importante de Argentina. Sostuvo que la estatización "es una confiscación, una represalia, porque no hubo una ley votada por el Congreso".

El gobierno expropió mediante un decreto el predio y las instalaciones argumentando que una investigación judicial detectó presuntas irregularidades en el proceso de la SRA para comprar el inmueble al Estado en 1991 por 30 millones de dólares.

El ministro de Agricultura defendió en sus declaraciones a Página 12 la "firme decisión del Estado de aplicar una revisión a una transacción que ha sido absolutamente perjudicial para el patrimonio de la patria".

A través del decreto 2552/2012 el gobierno revocó el decreto 2699/1991 y "todos aquellos actos dictados en su consecuencia" con los que se concretó la venta del predio.

Al ser consultado por los alcances de la investigación judicial en curso, Etchevehere dijo que "ese es un proceso que recién empieza" y que hay varias personas procesadas --entre ellas el ex ministro de Economía Domingo Cavallo--, aunque ese procesamiento fue apelado y aún no está firme la resolución. "No terminó la etapa de instrucción y ni siquiera está empezado el juicio oral", señaló.

La SRA considera que la estatización es "una venganza" por la resolución 125, que hace cuatro años dispuso retenciones a las exportaciones de soja y otros granos, lo que generó el corte de rutas y paros del sector rural. La aprobación de la controvertida iniciativa naufragó en el Parlamento.

La institución afirmó que el gobierno "incurre en una aberración jurídica al pretender anular por decreto, más de 20 años después, la venta del Predio de Palermo".

Señaló que esa venta se efectuó "a un precio justo determinado por el Estado nacional del que se pagó el 80% y que ponderaba debidamente las importantísimas restricciones de uso y el cumplimiento de sustanciales cargos de compra que incluían la construcción del centro internacional de exposiciones y congresos, que irrogó más de 100 millones de dólares".