Las piezas del rompecabezas que forman la extraña temporada de los Lakers, al parecer empiezan a acomodarse poco a poco en su lugar.

Kobe Bryant armó una remontada en la segunda mitad del partido para que Los Angeles venciera el martes por 100-94 a los Knicks de Nueva York, con lo que los Lakers extienden su racha a cinco victorias y se colocan en .500.

"Estamos en .500", dijo sonriendo Dwight Howard. "Y además lo logramos en Navidad. Sabía que este día llegaría".

Bryant anotó 34 puntos en su 15to partido en Navidad, un record de la NBA, y Metta World Peace sumó otros 20 tantos y siete rebotes además de cubrir a Carmelo Anthony, que encabezó la lista de anotadores de los Knicks con 34 puntos. Anthony dijo que se lesionó la rodilla izquierda, aunque espera jugar el miércoles en Phoenix.

Bryant, líder anotador de la liga, ha conseguido 30 o más puntos en nueve partidos consecutivos.

"Si uno va a jugar en navidad, siempre es mejor ganar. Hace que valga la pena", dijo Bryant, que pronto volaría a Denver, para llegar ahí antes que los Nuggets, que jugaron contra los Clippers en el segundo partido de una doble cartelera en el Staples Center.

Los Lakers se colocaron 14-14 — 9-9 bajo la tutela de Mike D'Antoni — y colocaron su foja en día festivo a 21-18, incluyendo 13-9 en casa. Volvieron a colocarse.500 por primera ocasión desde que iban con foja 8-8 el 30 de noviembre.

"Es muy pronto en la campaña todavía", dijo Bryant. "Tenemos a todos en la alineación y empezamos a ver cómo queremos jugar".

Los Knicks controlaron buena parte del partido con Anthony y J.R. Smith, que acumuló 24 tantos. Sin embargo, pasaron problemas a la ofensiva en el cuarto período, cuando Anthony fue limitado a siete puntos y Smith aportó sólo cinco, ya que la defensa de los Lakers tomó medidas drásticas. World Peace salió por acumulación de faltas faltando 1:58 minutos en el reloj y los Lakers ganaban por cuatro.

World Peace dijo que su defensiva en contra de Anthony fue "basquetbol de la vieja escuela".

"Estoy otra vez en forma y es un poco difícil cubrirme", dijo.

Mientras que Steve Nash apuntó que "eso es lo que ha estado haciendo todo el año. Toca muchas Pelotas, bate al mejor jugador del otro equipo. Uno no puede ganar sin ese tipo de esfuerzo".

En tanto, en Miami, LeBron James y Kevin Durant se hicieron de palabras. Dwyane Wade y Serge Ibaka se hicieron de empujones. Hubo cinco faltas técnicas y Russell Westbrook golpeó una mesa por la frustración.

Esta repetición de la final de la NBA de la temporada pasada cumplió con las expectativas.

Y como aquella serie, acabó con la balanza inclinándose a favor de Miami.

James finalizó con 29 puntos, nueve asistencias y ocho rebotes, mientras que Dwyane Wade anotó otros 21, con lo que el Heat de Miami sobrevivió a un final frenético para vencer el martes por 103-97 al Thunder de Oklahoma City.

"Se sintió un poco como si no fuera diciembre", dijo el entrenador de Miami Erik Spoelstra. "Sin importar cuál sea el plan de juego, cuando uno enfrenta a este equipo, no te puedes apegar a los planeado. Son demasiado Buenos".

Sin embargo, esta noche, así como en junio pasado, el Heat fue mejor.

Mario Chalmers anotó 20 tantos para el Heat, su récord en la temporada, con lo que Miami igualó el mejor inicio del equipo en 25 partidos con foja de 19-6. Chris Bosh aportó 16 para Miami, que ha vencido al Thunder cinco veces consecutivas desde la serie del título en junio pasado.

Kevin Durant anotó 33 tantos y Russell Westbrook otros 21 para Oklahoma City, pero ambas estrellas del Thunder fallaron triples que representaban el posible empate en los segundos finales. Serge Ibaka y Kevin Martin aportaron 15 puntos cada uno para el Thunder, que han perdido dos en fila por primera ocasión en la temporada.

El Heat anotó 19 de 19 desde la línea de tiros libres, el segundo mejor récord en la historia del equipo. Lograron anotar 30 de 30 ante Boston el 14 de marzo de 1993.

En los otros partidos del día, Boston apaleó por 93-76 a Brooklyn, lo mismo que Houston por 120-97 a Chicago. El partido entre los Clippers de Los Angeles y los Nuggets de Denver aún estaba en juego.