El papa Benedicto XVI deseó el martes paz al mundo y condenó la matanza de "indefensos" en Siria, además de exhortar a israelíes y palestinos a hallar el valor para negociar.

En su tradicional mensaje de Navidad desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, el Papa además alentó a los países árabes que enfrentan cambios políticos, especialmente Egipto, a construir sociedades justas y respetuosas.

También oró para que los nuevos líderes en China respeten la religión, una referencia a la persecución a católicos chinos que en ocasiones se endurece bajo el régimen de gobiernos comunistas.

Cuando el Pontífice, de 85 años, envuelto en una capa roja tipo armiño, cautelosamente se paró en el balcón, peregrinos y turistas reunidos en la Plaza de San Pedro estallaron de alegría.

Menos de 12 horas antes, el Papa había oficiado la llamada Misa de Gallo en la basílica, en la que se escuchó ronco y lució agotado mientras leía su mensaje y saludos navideños en 65 idiomas.

En el tradicional mensaje "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo), el papa Benedicto XVI pidió en sus oraciones que "la paz llegue al pueblo de Siria, profundamente herido y dividido por un conflicto que no perdona ni siquiera a los indefensos y cobra víctimas inocentes".

Apeló al fin del derramamiento de sangre, exhortó a que se facilite la ayuda a los refugiados y se privilegie el "diálogo en la búsqueda de una solución política del conflicto".

Siria fue el centro de sus comentarios sobre las zonas en conflicto del Medio Oriente.

El Papa pidió a Dios que "dé a israelíes y palestinos el valor para poner fin a años de conflicto y división, y se embarquen resueltamente en camino a la negociación".

Benedicto XVI alentó a países del norte de Africa que pasan por una "transición importante en búsqueda de un nuevo futuro" luego de los cambios políticos del año pasado en el mundo árabe que plantaron las semillas de la democracia.

Reconociendo el predominio de población cristiana en Latinoamérica, exhortó a los gobernantes a cumplir sus compromisos de desarrollo y combatir el crimen organizado.