La Asociación Nacional de Portadores de Armas se apegó el domingo a su recomendación de emplazar policías y guardias armados en todas las escuelas del país como la mejor manera de evitar tiroteos como la reciente matanza en una escuela primaria de Newtown, Connecticut.

Wayne LaPierre, director general y vicepresidente ejecutivo de la organización promotora del derecho a poseer armas de fuego, dijo que la asociación presionaría al Congreso para el pago de más guardias de seguridad en escuelas y que coordinaría los esfuerzos para emplazar a ex militares y oficiales de policía en escuelas como guardias voluntarios.

"Si es de locos recomendar el emplazamiento de policías y elementos de seguridad armados en nuestras escuelas para proteger a nuestros niños, entonces llámenme loco", dijo LaPierre en una entrevista televisiva. "Creo que el pueblo estadounidense piensa que es una locura no hacerlo. Es lo único que daría seguridad a la gente".

LaPierre también argumentó que cualquier nuevo intento del Congreso por regular armas de fuego o municiones no evitaría matanzas.

Sus declaraciones a la cadena NBC reforzaron la postura tomada el viernes por la asociación, conocida por sus siglas en inglés como NRA, cuando rompió un silencio de una semana tras la matanza en la escuela primaria Sandy Hook.

Tal postura fue descrita por algunos legisladores como una de oídos sordos.

El senador Charles Schumer, demócrata de Nueva York, dijo que LaPierre culpa a todo excepto a las armas de fuego por una serie de matanzas ocurridas en años recientes.

"El tratar de evitar tiroteos en escuelas sin hablar sobre las armas es como tratar de prevenir el cáncer pulmonar sin hablar sobre los cigarrillos", dijo Schumer.

La NRA planea desarrollar un programa escolar de respuesta de emergencia que incluiría voluntarios de entre los 4,3 millones de integrantes del grupo para ayudar a cuidar niños, y nombró al ex representante Asa Hutchinson, republicano por Arkansas, como director nacional del programa.

Hutchinson dijo que los distritos municipales deberían tomar la decisión sobre guardias armados en escuelas.

"Dejé claro que no debería ser una ley obligatoria", afirmó Hutchinson a la cadena ABC. "Debería ser una elección de las autoridades municipales, pero definitivamente creo que para la protección de nuestros hijos, un guardia armado entrenado es parte importante de la ecuación".