Matt Ryan consiguió lo que quería.

Calvin Johnson dejó huella de lo que es capaz de hacer.

Ryan igualó la marca de su carrera con cuatro pases para anotación, dos a Roddy White, y los Falcons de Atlanta derrotaron el sábado por 31-18 a los Lions de Detroit para conseguir la ventaja de local en toda la postemporada de la Conferencia Nacional.

"Grandioso", expresó Ryan. "Nuestra confianza es grande y nuestras experiencias — buenas y malas — nos ayudaron. La clave es mantener la concentración donde se debe".

Sin embargo, en lo que fue otra derrota para Detroit, Johnson rompió varias marcas relacionadas con recepciones en la liga.

Johnson superó el récord que impuso Jerry Rice con 1.848 yardas en recepciones en una sola campaña en la NFL. Tras atrapar el balón con el que rebasó la estadística en el último cuarto, Johnson salió trotando por la banda y entregó el balón a su padre.

"Ese momento fue muy especial", apuntó.

Johnson también se convirtió en el único jugador que por octavo partido consecutivo captura pases para al menos 100 yardas y en el primero con 10 recepciones en cuatro encuentros seguidos en la historia de la liga. Tuvo 11 recepciones para 225 yardas, que elevaron su total a 1.892 en la temporada.

"Toda mi vida he sido aficionado de la NFL, desde que veía a Johnny Unitas y Raymond Berry cuando era niño, y he dirigido durante 19 años en esta liga", dijo el entrenador de Detroit, Jim Schwartz. "He visto a muchos jugadores del Salón de la Fama, pero jamás he visto uno mejor que Calvin Johnson".

"(Calvin) rompió nada menos que la marca de Jerry Rice, quien podría decirse que es el mejor jugador en la historia de la liga", señaló.

Los Falcons (13-2) aseguraron el triunfo con el cuarto pase para anotación de Ryan a Michael Palmer en el último cuarto y cuando Matt Bryant anotó un gol de campo de 20 yardas a 3:05 del final que puso al equipo en ventaja de 15 unidades.

Ryan completó 25 de 32 pases para 279 yardas, sin perder el balón.

Los Falcons confían en que jugar en casa los ayude más que en las campañas de 2010 y 1980.

Atlanta no ganó ningún partido en esas postemporadas: perdió hace dos años ante Green Bay y sucumbieron frente a Dallas hace tres décadas tras desperdiciar una ventaja de al menos 10 puntos en el último cuarto.

Atlanta llegó a su único Super Bowl tras derrotar de visitante a Minnesota luego de establecer la marca de equipo con 14 triunfos durante la campaña de 1998.

Los Falcons no se sienten muy motivados a empatar esa marca en el partido que disputarán de visitantes la próxima semana contra Tampa Bay, porque no tienen nada que ganar y sí algo que perder en caso de que resultara lesionado algún jugador clave.

Detroit (5-11) quedó relegado a jugar este mes por el orgullo y no le ha ido bien.

Los Lions, cuya racha de siete descalabros seguidos es la peor en la liga, no habían pasado por un trance tan difícil como el actual desde que en 2008 se convirtieron en hazmerreír como el primer equipo de la liga con foja de 0-16.

___

En internet: http://pro32.ap.org/poll y http://twitter.com/AP_NFL