El técnico José Mourinho dejó el sábado en la banca al arquero y capitán del Real Madrid, Iker Casillas, en la derrota 3-2 ante el Málaga que agravó la crisis del campeón español en la liga doméstica.

Mourinho envió a Casillas a la banca por una aparente decisión técnica, y en su lugar atajó Adán Garrido.

Casillas ha jugado en todos los partidos con Madrid esta temporada excepto por el encuentro de la Liga de Campeones después que el club tenía asegurado su puesto en los octavos de final de la Liga de Campeones, y en dos partidos por la Copa del Rey.

La derrota hundió al Madrid a 16 puntos del líder Barcelona en el campeonato español.

Casillas, de 31 años, es titular indiscutible en el Madrid desde hace 10 años, y además es el arquero titular y capitán de la selección española que ganó las dos últimas Eurocopas y el Mundial de 2010.

La última vez que no fue titular en un partido de liga fue el 5 de mayo, cuando el Madrid ya había asegurado el título de la temporada pasada.