El vicepresidente Nicolás Maduro protagonizaba actos de un punto a otro del país el viernes, colocándose por primera vez como figura principal frente a decenas de simpatizantes del chavismo.

Maduro, de 50 años, está en campaña electoral frente a la posibilidad de que el presidente Hugo Chávez quede inhabilitado y no pueda asumir el cargo el próximo 10 de enero, dijeron analistas consultados por la AP.

Si Chávez, que se encuentra en Cuba para tratamiento de un cáncer que lo aqueja desde el 2011, no puede asumir su mandato, entonces el mecanismo constitucional prevé la posibilidad de convocar nuevas elecciones en un período de 30 días.

"Maduro ya está en campaña...(desde el gobierno) hay una estrategia muy bien pensada", dijo el comentarista político Nelson Rivera. Con la posibilidad de nuevas elecciones, Maduro debe aumentar su perfil porque a pesar de tener seis años como canciller, cargo que sigue desempeñando simultáneamente con el de vicepresidente, "las encuestas dicen que no es una persona muy conocida", agregó.

Chávez no solía asistir a los actos de proclamación o toma del cargo de gobernadores, pero la víspera Maduro no sólo asistió a varios de esos actos, sino que principalmente estuvo en gobernaciones ganadas en los pasados comicios regionales del 16 de diciembre por militares en retiro que son de las filas del chavismo.

"Decir que está en campaña es una redundancia porque ellos (en el gobierno) siempre están en campaña. Así que no es ninguna exageración decirlo" que ya el vicepresidente está en busca de votos, dijo por su parte el analista político Edgar Gutiérrez.

Pero a la vez con su asistencia a esos actos "está cultivando sus relaciones con el sector militar", destacó Gutiérrez al notar que Maduro estuvo el jueves en la juramentación del capitán de navío en retiro Ramón Rodríguez Chacín, nuevo gobernador del estado central de Guárico; en la del teniente coronel retirado Francisco Arias, nuevo gobernador de la provincia petrolera del Zulia, al noroccidente del país, y en la jornada asistía a la del ex ministro de Defensa, general en retiro Henry Rangel, como gobernador de Trujillo.

Al anunciar el 8 de diciembre que debía ser operado nuevamente en La Habana porque le habían reaparecido células cancerosas, Chávez por primera vez en 14 años de gestión delegó el poder político y dijo que en caso él quedara inhabilitado o no pudiera asumir el cargo el año entrante, Maduro sería el candidato y pidió a sus simpatizantes votar por él.

En la cúpula del gobierno, empero, se mantiene el discurso de que Chávez vencerá "la batalla por su vida" y que lo aguardan en los actos de enero. Maduro, dijo Gutiérrez, aprovecha no sólo la designación de Chávez, sino también "las dos victorias en línea (del gobierno) y el aparato del Estado, que no es poca cosa".

Chávez ganó un cuarto mandato con más de ocho millones de votos en las elecciones del 7 de octubre y el pasado 16 de diciembre, el chavismo ganó 20 de las 23 gobernaciones del país.

Ya las autoridades electorales fijaron la fecha del 26 de mayo para comicios en los que se escojan nuevos alcaldes, pero en vista de la incertidumbre sobre la salud del presidente Chávez pues no se descartaría realizar generales al mismo tiempo, anticipó Rivera.